16 dic. 2011

El secreto de Mel - Parte 5

*          *          *
   - No podemos dejar que escape – dijo Samuel -. Si es verdad lo que su tío ha hecho en su cerebro, podría ser un gran descubrimiento para la ciencia.
   - Yo he hecho lo que me has pedido, papá – dijo Carolina -. La tienes aquí y yo ya no quiero formar parte de esto.
   - No – negó secamente -. Ahora hay que hacer que revele si es verdad que puede hablar su alma.
   A pesar de estar totalmente en contra, Carolina afirmó con la cabeza, con la vista clavada en el suelo.
   - Entra ahí y habla con ella – continuó -. Dile lo que sea, miéntele si hace falta. Sé que lo vas a hacer muy bien.
   Sonrió y se fue, sin dejarle opción de protesta. La chica se mentalizó y encajó la llave para abrir la puerta.
*          *          *
   Clic. Alguien estaba abriendo la puerta.
   “Ten cuidado, la persona que entre podría estar armada” Me advirtió la voz. “Y visto lo visto, no creo que tuviera ningún problema en herirte…”.
    La puerta se abrió lentamente. Apareció Carlota, que cerró la puerta. Pero se quedó quieta, no se me acercó.
   “Intenta no acercarte a ella, podría volver a dormirnos” Me aconsejó.
   - No voy a volver a hacer lo que te he hecho – me intentó tranquilizar -. Lo que ha pasado es culpa de mi padre. Es el que lleva todo esto, a pesar de que yo esté totalmente en contra.
   “Parece que dice la verdad, pero sólo lo parece. Espera un poco para asegurarnos”.
   - Desde hace cinco años, estoy obligada a obedecer a mi padre en este tipo de cosas – hizo una pausa, al tiempo que se acercaba a la pared donde estaban los libros -. Fue entonces cuando mi madre me dijo que iba a vivir con él, que se había cansado de mí.
   Una lágrima se deslizó por su mejilla. En su rostro de reflejó el sufrimiento. Me compadecí de ella. Daba pequeños pasos hacia mi posición, pero no me miraba a mí, observaba los libros, por los que pasaba su mano.
   - Pero ya no aguanto más, quiero cambiar esto, quiero ser libre – afirmó decidida -. Estoy esperando el mejor momento, cuando mi padre esté desprevenido.
   “Pues parece que dice la verdad” Hasta la voz estaba conmovida por la historia. “Intenta darle una oportunidad, pero ten cuidado”.
   Me senté en la cama y le di tres golpes seguidos al colchón para que se sentara a mi lado. Sonrió. Parecía sincera. Con las yemas de los dedos se secó las lágrimas que todavía se derramaban de sus ojos.
   - Gracias por aceptarme después de lo que ha sucedido – dijo pesadamente –, es muy difícil no hacer caso a mi padre, me amenazaba con encerrarme en una habitación y no dejarme salir hasta que lo hiciera.
   Me estuvo hablando de su vida pasada durante varias horas, en la que yo le escuché atentamente. Cuando se hizo de noche, se levantó y se acercó a la puerta. Antes de salir, se giró y me dijo:
   - Si realmente escuchas esa voz, no le digas a mi padre que lo puedes hacer.
   Se fue y cerró la puerta. Abrí un armario detrás de otro. En ellos había ropa. Cogí un pantalón y una camiseta que hiciera función de pijama, ya que no encontré ninguno. Deshice la cama y me metí dentro.
   “La verdad es que teniendo el apoyo de Carlota, tenemos algo ganado. Si consigues hacerte íntima suya, a lo mejor convence a su padre para que nos suelte”.
   Tal vez, pero tendríamos que estar preparadas para todas las opciones que podrían suceder. Tener la mente alerta en busca de cualquier amenaza.
   “Es verdad, pero no hay que perder ninguna oportunidad”.
   A la mañana siguiente, Carolina apareció muy temprano. Me trajo el desayuno a la cama. Un vaso de zumo, otro de leche y dos tostadas con mantequilla y mermelada de fresa.
   - Si mi padre va a seguir el protocolo de siempre, te voy a enseñar las instalaciones, esto se puede hacer muy largo – dijo con tono disgustado.
   - Está bien – sonreí -. Si no es mucho preguntar, ¿cuánta gente hay encerrada aquí?

2 comentarios:

  1. Me encanta el blog pero creo que debes de darle un poco mas de vidilla !!
    Un beso desde http://porelhuecodeunalfiler23.blogspot.com/
    La historia es muy buena te sigo, sigueme tu tbn cariño :)

    ResponderEliminar